volver a MEDIATECA

Cuando Juan y Tula fueron a Siritinga

CAPÍTULO 04 - Explorando en globo

 

CONTROL.- CD Rites, Corte 1

Sinopsis Cáp. 3.

Loc.- A bordo de uno de los Globos de la flota de la Policía Aerostática del puerto de Laris, El-Jormaz conduce a Juan el Zahorí y su inseparable Tula hacia las cornisas del Desfiladero de Siritinga para realizar una inspección.

Capítulo 4

CONTROL.- CD.-

CD.- (mezclador) LATIGAZO de c3 Carmina Burana.

1.- Una nubecilla con forma de araña salió de la boca de El-Jormaz antes de que el impenetrable guerrero relatara a Juan y Tula el fabuloso mito del Flamynbaar.

2.- El gran globo de vigilancia flotaba como una moneda de plata a escasos metros de la pared de sílice, muy cerca del peligroso borde exterior de la Cornisa...

1.- Juan el Menor, zahorí de Estelasbrumas, imitó al Señor de Laris y dejó que su mirada se perdiera en el sinuoso trazado del Desfiladero...

2.- Como si el relato saliera de las propias entrañas de la tierra, allá abajo, en lo más profundo del abismo, la voz del gigante ariesano le llegaba a Juan seca, hipnótica, antigua...

CONTROL.-

El-Jormaz.- Los Flamynbaar eran dragones míticos que construían sus nidos en los confines más solitarios del Espacio. Una de las más antiguas leyendas de los navegantes Fenis relata que una hembra Flamynbaar, herida de muerte tras singular combate con el Gran Cometa de SAR-AR-GOON, vino a quemar sus alas en el sol de Gelis, apagándolo para siempre.

Luego, moribunda y ciega, construyó su último nido; el nido que sería su tumba, en el lago de su propia sangre (cristalizada por la espada de luz azul del sol de Pantar). Y sus escamas se hicieron granos de arena y su espina dorsal se solidificó creando este desfiladero de Sílice.

Los nómadas Fenis, sus primeros exploradores, lo llamaron Siritinga (Siri-Tingar, que en la lengua de Darsemar significa: el Puerto de Tingar).

2.- El-Jormaz levantó la cabeza buscando el cielo con la mirada. Una golondrina dorada se posó en el cordaje a escasos metros de su cabeza. El gigante escupió.

1.- Para asombro de Juan y Tula, el salivazo impactó con el blanco excremento del pájaro desviándolo lo justo para que no se estrellara contra la inmaculada capa púrpura del Señor de Laris.

El-Jormaz.- Una colosal obra de ingeniería minera materializada por los Víborx, un pueblo ciego seducido por el musgo y el flujo bermellón, ese preciado líquido que reclama vuestra presencia en Siritinga. Ellos fueron los que para preservar su tesoro crearon los códigos de Laris, una legendaria red de claves y leyes que regulan los laberintos del Viejo Canal del Desfiladero.

CONTROL.-

El-Jormaz.- Como os dije en mi mensaje, cuando, hace ya seis inviernos, llegué a Siritinga, llamado por el Consejo de Taifas, creé el

Tribunal de los Códigos de Laris para restablecer el equilibrio entre el pueblo Víborx y algunos señores de la Aristocracia Tingar. Unos culpaban a otros de la descomposición de los estratos superiores de sílice.

La desconfianza de los Víborx y las ambiciones de los Tingar habían desembocado en una guerra de poder que de la noche al día llevaba privilegios y castigos de unas manos a otras...

2.- Una inesperada mueca deformó la cara de El-Jormaz en algo parecido a una sonrisa. Cerró aún más los párpados y giró imperceptiblemente su cuello duro y arrugado como el de un saurio.

El-Jormaz.- ¿Os estoy aburriendo?

1.- El silencio en la barquilla del globo se llenó del humo de Shjaskar: una mariposa blanca se formó en el aire y desapareció al sonar la voz del zahorí.

Juan.- Señor de Saralham, su hermoso relato no responde a mi pregunta: ¿Por qué nos habéis traído hasta aquí?

El-Jormaz.- ¡Me alegro de que me haga esa pregunta!

2.- Tula se puso en guardia. Juan la detuvo con un gesto de la mano.

El-Jormaz.- No, zahorí, y, aunque quisiera, ahora no podría explicároslo. Tenemos visita.

CONTROL.- CD EFECTO CRECIENTE

1.- Un ligero temblor fue creciendo. Era como un zumbido de millones de abejas y parecía brotar de la pared de sílice como un sudor inexplicable.

2.- Pero aún más inexplicable es que ni Juan ni Tula lo hubieran percibido todavía. Algo en Siritinga parecía haber anulado sus percepciones más elementales, la médula esencial de su instinto. El indefenso zahorí miró a la mujer chacal a los ojos:

Juan. - No comprendo... Hueles algo, Tula!?

1.- Una gran grieta roja rasgó la pared de roca como si fuera una cortina vieja. Una lluvia de granos de arena y pequeños cascotes barrió la superficie de la barquilla. Juan y Tula, en un gesto reflejo, se tiraron al suelo. El-Jormaz, como un guerrero antiguo e inquebrantable apenas levantó un extremo de su vieja capa cubriéndose la cabeza.

2.- ¡La pared del Desfiladero había reventado!

1.- Menudo mogollón.

2.- Y, por el boquete empezaban a asomar las...

1.- ¡no, no lo descubras!

2.- ¿Por qué, rey?

1.- Porque eso no se sabrá hasta que nuestros oyentes escuchen el capítulo quinto deee:

1 y 2.- "Cuando Juan y Tula fueron a Siritinga".

 

ANEXO OPCIONAL DE LOS LOCOS:

 

2.- Y ¿se lo vamos a dejar en lo más emocionante?

1.- No, si te parece les contamos el final.

2.- No, ya, pero, no sé... es que dejarlo así,

no me convence, es... tan masculino.

1.- Ya salió.

2.- ¿Lo ves?, ¡y encima se sale !

Blanca.- Han escuchado ustedes el capítulo 4 de...

J. Antonio.- Cuando Juan y Tula fueron a Siritinga

Blanca.- Con el cuadro de actores del Grupo Siritinga, y las voces invitadas de...

J. Antonio.- ________________________________

CONTROL.- RÁFAGA

J. Antonio.- Cuando Juan y Tula fueron a Siritinga

Blanca.- Una idea original de Ocaraf Solrac.

J. Antonio.- Con montaje musical de Mayca Aguilera y Carlos Hurtado.

Blanca.- Coordinación y Producción: Suárez, Hurtado y Siminiani.

J. Antonio.- Grabado por Miguel Ángel Aguado y ______________ en la Casa de la Radio.

CONTROL.- SELLO "GRUPO Siritinga"