volver a MEDIATECA  

Cuando Juan y Tula fueron a Siritinga

CAPÍTULO 18 - Fliviah Xa-Gorna, Reina Madre de los viborx

 

CONTROL.- GRAN FANFARRIA DE SIRITINGA

Dios.- Cuando Juan y Tula fueron a Siritinga.

CONTROL.- RÁFAGA

Moona.- Capítulo 18.

CONTROL.- RÁFAGA

Moona.- En el capítulo anterior ocurrieron cosas absurdas que no estamos dispuestos a repetir. Volvamos la mirada más atrás y comencemos de nuevo. Todos tenemos derecho a una nueva oportunidad.

CONTROL.- CD Terremoto

Base Melotrón Épica Tensión

1.- Tras el primer momento de pánico y las primeras medidas de emergencia, la Gran Caverna quedó vacía, desolada como el Ferial de la verbena al amanecer.

2.- Sólo cuatro figuras permanecían allí.

1.- Desafiando un desprendimiento fatal.

2.- Sólo Juan, su inseparable Tula, Moona Tirrell y El-Jormaz.

1.- Cuatro ratoncitos en la ratonera.

CONTROL.- CD Tensión tipo golpe

Juan.- ¿... Esperamos a alguien?

El-Jormaz.- ... Pudiera ser... ¿Vos qué diríais princesa?

Moona.- Diría que el Señor de Laris no ganará nada pasándome el muerto. Fue él quien nos trajo a Jazna y quien ahora nos retiene en esta sucia y apestosa caverna.

1.- El gigante no replicó. Una extraña seguridad iluminaba sus ojos. Acompañó la dirección de su mirada extendiendo el brazo izquierdo.

El-Jormaz.- ¿Veis aquellos pequeños pájaros de cola amarilla y largas patas?

2.- No muy lejos, sobre la tosca empalizada que cerraba gran parte de la caverna, se había posado medio centenar de cigüeñas enanigualdas.

El-Jormaz.- Son ellas las que me han sugerido la idea de quedarnos... y esperar.

Juan.- Yo he visto antes esas aves...

Tula.- (En el Tobar Sagrado de SaucoGrís...)

1.- Con un gesto tan elegante como inesperado para todos, el gigante ariesano hincó una rodilla en el polvo y puso sus dos grandes manos sobre los pequeños hombros del zahorí.

El-Jormaz.- Juan de Olarcos, necesito que confíes en mí. Lo que va a ocurrir no ha sido idea mía; Pero puede valer... Valdrá si consigues demostrar que tu presencia en Siritinga no es una estratagema de El-Jormaz, sino la última esperanza para salvar el Desfiladero y recuperar el equilibrio.

2.- Como si de un conjuro mágico se hubiera tratado, el suelo de la caverna dejó definitivamente de temblar.

1.- Algunas de las cigüeñas de la empalizada claquearon sus gruesos y largos picos.

2.- Por las grietas del techo de la Gran Caverna de Jazna empezó a filtrarse algo líquido y espeso.

1.- Tula erizó el lomo como si fueran a caer del cielo rayos y centellas.

2.- Sólo un millar de expertos y enormes topos podría haber conseguido perforar la pared rocosa de la caverna como ahora estaba ocurriendo.

1.- Como pulverizada por una fabulosa turbina espiral, la mitad de la cara oriental de la gruta se convirtió en guijarros que invadieron por completo el suelo de la Gran Caverna.

2.- Un penetrante olor a almizcle invadió el aire. Algunas cigüeñas impacientes echaron a volar como alocados murciélagos.

1.- El inmenso boquete se llenó de una luz fosforescente y empezó a rezumar una sustancia casi gelatinosa y profundamente escarlata.

2.- Juan y Tula sólo habían visto una vez a los Víborx.

1.- Ahora, ante sus ojos, apareció un ser indescriptible.

El-Jormaz.- Fliviah-Xa-Gorna, Reina madre del pueblo Víborx, Corazón de Siritinga.

Xa-Gorna.- (Corazón de Siritinga)

El-Jormaz.- Es la segunda vez que os adelantáis a mi deseo de presentaros al pequeño mago que he mandado traer de los confines del Imperio Oriental.

Xa-Gorna.- (Pequeño mago)

El-Jormaz.- Arrodillaos, Juan de Olarcos, la Madre del Pueblo Víborx ha viajado desde Sima Sira para conoceros y aceptaros.

Juan.- Fliviah-Xa-Gorna soy un zahorí que os trae magia y esperanza.

Xa-Gorna.- (Magia y esperanza)

Juan.- Pero necesito tiempo y confianza... Vuestra confianza.

2.- La Madre de los Víborx arrugó sus membranas reverberantes como un fuelle de viejo pellejo y mirando a los ojos a El-Jormaz volvió a hincharlas...

Xa-Gorna.- (Confianza...)

El-Jormaz.- Sí. Entiendo y acepto que necesitéis un gesto de pleitesía, y una prueba.

1.- El-Jormaz miró a Juan.

2.- Y Juan miró a Tula.

1.- Tula sacó un pequeño odre de cuero y unas tijeras doradas del morral de cuerda que colgaba de su cinturón.

2.- Se cortó un mechón de cabello rojizo y, acercándose con delicadeza a aquel extraño ser, mojó la improvisada brocha en el espeso líquido gelatinoso que rezumaba de todos los pliegues de Fliviah Xa-Gorna.

1.- Retrocediendo sin darle la espalda, se llegó hasta Juan e hizo un dibujo en espiral sobre la redonda cara del zahorí.

2.- Juan, cerró los ojos y extendiendo el brazo derecho comenzó a caminar erráticamente.

1.- Por un momento, El-Jormaz hizo gesto de detenerle, pero se contuvo, miró a la Reina del Pueblo Víborx a los ojos y, arrodillándose de nuevo, hizo un cuenco con las palmas de las manos.

2.- Moona Tirrell, que desde que Xa-Gorna irrumpiera en la caverna se había cubierto el rostro con dos pliegues de su amplia túnica, dejó caer los velos y comenzó a desnudarse con lentitud ritual.

1.- Juan, que vagaba por la desolada gruta, se detuvo en el centro de un imperceptible cráter poco mayor que la longitud de sus pies de hombrecito de Olarcos.

2.- Tenía los ojos cerrados y su corazón latía con fuerza.

Tula.- (Ya es tuya, Juan. Ya es tuya)

1.- Juan de Olarcos, Zahorí Mayor de Estelasbrumas, levantó los dos brazos lentamente dibujando un círculo invisible en el aire.

Unió sus palmas por encima de su cabeza y, produciendo con los labios un agudísimo silbido, comenzó a abrir los brazos.

CONTROL.- Efecto goteo creciente.

2.- Corta.

1.- ¿Qué has dicho?

2.- Que dice el jefe que cortes.

1.- ¿Cortar?¡Con lo emocionante que está!¡¡Esto no lo corta ni Dios!!

Dios.- ¡Corto y cierro!

CONTROL.- Frecuencia o tono.